Autoconsumo

AUTOCONSUMO

«El autoconsumo fotovoltaico hace referencia a la producción individual de electricidad para el propio consumo, a través de paneles solares fotovoltaicos.»

«Esta práctica puede ser llevada a cabo por individuos, familias, empresas, centros públicos, etc., siempre y cuando la electricidad producida solo la utilicen los mismos. El sistema tecnológico que se utiliza para generar la electricidad es denominado sistema de autoconsumo.»

NOVEDAD LEGISLATIVA

El pasado 5 de octubre el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto-ley 15-2018, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, que incluye nuevas medidas que favorecen el autoconsumo, entre ellas, se simplifican los trámites con la administración y se elimina el cargo que se imponía al autoconsumidor por la energía consumida en su propia instalación, el denominado “impuesto al sol”.

Conoce cómo favorecen estos cambios al autoconsumo y empieza a sacarle tú también, el máximo partido al sol.

Un mayor ahorro

Con la eliminación del peaje de respaldo conocido como el “impuesto al sol”, toda la energía generada por una instalación fotovoltaica está exenta de cualquier tipo de cargos y peajes.
Además, a partir de ahora, los titulares de las instalaciones serán remunerados por el excedente de energía que viertan a la red, al igual que cualquier otra planta de generación. Aunque el Gobierno todavía tiene que establecer cómo será la compensación, este proceso será sencillo ya que no requerirá ningún trámite administrativo adicional para instalaciones de menos de 100 kW.
Gracias a estos cambios, el ahorro medio de las instalaciones será mayor y el tiempo de amortización será menor.

Simplificación de trámites

A pesar de que la instalación de placas fotovoltaicas es una tarea sencilla y se puede realizar en 24 horas, los trámites necesarios para legalizar una instalación eran muy largos, pudiendo prolongarse durante meses.
Con el Real Decreto 15-2018 las instalaciones que no viertan energía a la red (hasta 100kW instalados) o las que viertan hasta 15kW están exentas de realizar cualquier trámite con la distribuidora. Lo que supone una reducción de entre 2 y 3 meses en el proceso de legalización.

Reducción del coste de la instalación

A partir de ahora, ya no será obligatorio tener un contador de generación, así que todos los usuarios que decidan instalar placas fotovoltaicas en su tejado no tendrán que afrontar este gasto. Medidas como ésta, permitirán reducir el coste inicial de la instalación en hasta 700 euros y contribuirán también a reducir el tiempo de la instalación.
Gracias a estos cambios normativos, el autoconsumo, y en concreto la energía solar fotovoltaica se convierten en soluciones energéticas rentables y sencillas para cualquier consumidor.